SOLICITE SU ESPACIO

[961]1472310


Socializa
con nostros
Martes 07 de Abril de 2020
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.partly-cloudy-day31 °C
SECCIONES
La Asociación
Museo Cebú
Publi Reportaje
Cebú Entrevista
Cebú info
Cebú Eventos
Cebú Notas
Cebú
Cebú Ambiental
Semblanza
Cebú Finanzas
Cebú Nacionales
Sardo Negro
Niños
Cebú Brahman
Cebú Gyr
Especial Nacionales
Mujeres

[en]Cebú Ambiental

GANADERÍA SOSTENIBLE EN MÉXICO


La ganadería a nivel mundial constituye una de las actividades económicas más importan- tes, de esta proviene un tercio de la proteína

consumida por los humanos. Se espera que en 2050 la producción mundial de carne y leche se incre- mente en más del doble debido al aumento de la pobla- ción mundial y a su consiguiente demanda de proteína de origen animal. Igualmente, en los últimos años ha crecido el número de consumidores que exigen proteí- na de origen animal proveniente de sistemas producti- vos sostenibles, debido a las implicaciones negativas..-

"se mejora el bienestar animal y la producción de carne y leche por hectárea" 

...que ha tenido la ganadería sobre los ecosistemas y las emisiones de gases de efecto invernadero.

Bajo este contexto la ganadería tiene un reto en el desarrollo de estrategias que logren una producción sostenible y regenerativa. Mediante estos sistemas se busca mejorar las características de los suelos, calidad del aire, captación de carbón, filtración de agua, incremento de la biodiversidad, reducción de emi- siones de gases de efecto invernadero y considerar el bienestar de los animales.

La ganadería en México se desarrolla en la mayoría de las regiones y es de gran importancia económica. El hato nacional está integrado por más de 33 millones de cabezas de ganado, el 7% está destinado a la producción de leche en sistemas especializados y el 93% restante a la producción de becerros, animales para cría y engorda.

Algunos números de la ganadería: 

En 2050 la producción mundial de carne y leche será más del doble que hoy. 

El hato nacional es de 33 millones de cabezas de ganado. 

7% producción de leche en sistemas especializados. 

93% producción de becerros, animales para cría y engorda. 

En las regiones tropicales de México la ganadería bovina es manejada bajo sistemas ex- tensivos con un manejo inadecuado del recurso forrajero. La mayor parte de las zonas de pasto- reo son de uso común y mantienen un pastoreo continuo con un gran número de animales que sobrepastorean, ocasionando una degradación de la pastura y el suelo. Las pasturas degradadas son de baja calidad nutricional y generan bajos parámetros productivos y reproductivos.

Se recomiendan sistemas de pastoreo de alta intensidad y baja frecuencia, reducir el uso indiscriminado de antibióticos, uso racional de desparasitantes, prácticas de re- habilitación de agostaderos, suplementación estratégica y diseño hidrológico del rancho para la captación y conducción de agua. 

El sector ganadero ha causado impactos negativos en los ecosistemas y en la biodiver- sidad, además, poco se considera el bienestar animal en los sistemas productivos. Por ello,  es necesario la implementación de sistemas ga- naderos sostenibles como la ganadería regene- rativa y la agroforestería pecuaria, que buscan integrar prácticas amigables con el ambiente a los sistemas de producción de ganado.

La ganadería regenerativa es un conjunto de prácticas que tienen como finalidad la re- cuperación de suelos degradados mediante la reducción del uso de agroquímicos, el pasto- reo controlado y al mismo tiempo implemen- tar prácticas agroecológicas, conservando y aprovechando de manera racional los recur- sos naturales. Estas prácticas están enfocadas a la conservación del medio ambiente mediante la captura de carbono, retención e infiltración de agua, protección de insectos y fauna silves- tre y procurando el bienestar animal. 

Los sistemas silvopastoriles son definidos como una modalidad de los sistemas agrofo- restales en la que interactúan plantas forrajeras como gramíneas y leguminosas con arbustos y árboles destinados principalmente a la alimenta- ción y la protección animal bajo un esquema de manejo integral (Nair, 1993). Existe evidencia científica que en los sistemas silvopastoriles se mejora el bienestar animal y la produc- ción de carne y leche por hectárea. Además, algunas especies de árboles forrajeros nativos de México tienen la capacidad de disminuir las emisiones de metano y fijar nitrógeno en el suelo, al mismo tiempo que almacenan carbono.

Todo esto como estrategia para la mitigación  de las emisiones de gases de efecto invernadero

provenientes del sector ganadero. Las diferentes estrategias para la regeneración y sostenibilidad de los diferentes sistemas de producción actua- les deben ser aplicadas de forma integral para satisfacer las necesidades de los productores y la calidad buscada por los consumidores.

Algunas de las prácticas sostenibles recomendadas son:

 

  • Adopción y conservación de árbo- les en potreros para complementar la dieta y mejorar la calidad de los suelos y las pasturas mediante la fijación de nitrógeno (leguminosas), retención e infiltración de
  • Uso de árboles de sombra para proveer bienestar animal y mejorar los índices
  • Eliminar el uso de promotores de crecimiento (antibióticos).
  • Realizar un pastoreo rotacional in- tensivo con poco tiempo de ocupación de los potreros y tiempos de descanso definidos para evitar el
  • Promover la asociación de grupos ganaderos para la comercialización de productos

Conclusión

Un creciente número de consumidores no cubre sus necesidades de productos de origen animal, ya que no provienen de unidades de producción soste- nibles. Esto evidencia que los consumidores exigen productos de calidad y ejercen una presión cons- tante a las cadenas productivas. Con la información científica actual, es posible deducir que sí es posible satisfacer esa necesidad, a través de la implementación de alternativas de manejo soste- nible, como el uso de frutos y follaje de árboles forrajeros, el uso de sistemas silvopastoriles y  de manejo racional del pastoreo, entre otros.

Dichas medidas han probado ser importan- tes para reducir los gases de efecto invernadero y mejorar el bienestar animal, a la vez que han demostrado ser más rentables para el produc- tor. Sin embargo, debemos señalar también

la responsabilidad del consumidor, hacia un pago justo a los productos generados bajo estas nuevas perspectivas. Los productores y consumidores tenemos un gran reto en el

corto plazo para generar proteína de origen animal, con un enfoque de regeneración de los recursos naturales y el respeto a la vida humana y animal.


NUESTROS ANUNCIANTES