SOLICITE SU ESPACIO

[961]1472310


Socializa
con nostros
Domingo 25 de Octubre de 2020
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.partly-cloudy-day31 °C
SECCIONES
La Asociación
Museo Cebú
Publi Reportaje
Cebú Entrevista
Cebú info
Cebú Eventos
Cebú Notas
Cebú
Cebú Ambiental
Semblanza
Cebú Finanzas
Cebú Nacionales
Sardo Negro
Niños
Cebú Brahman
Cebú Gyr
Especial Nacionales
Mujeres

[en]Cebú info

BIOTECNOLOGÍAS REPRODUCTIVAS EN LA PRODUCCIÓN PECUARIA: INSEMINACIÓN ARTIFICIAL A TIEMPO FIJO


El atraso tecnológico en el sector ganadero de México que se ha padecido desde hace ya mucho tiempo, el cambio climático global que azota cada vez más fuerte a casi todo el territorio nacional, la escasez de programas gubernamentales de apoyo al sector, la limitación social y sanitaria que atraviesa actualmente el mundo entero, y la golpeada situación económica que vivimos los productores como consecuencia de esta pandemia; desgraciadamente provocan que, en cierta medida, el uso y aprovechamiento de las diferentes biotecnologías reproductivas disponibles en la actualidad, resulte difícil, tedioso, desafiante e incluso, limitado a ciertos productores del país.

A pesar de esto, y con mérito propio de ellos mismos, en busca de seguir haciendo su negocio más rentable y tratando de librar estas dificultades sociales, sanitarias, climatológicas, políticas y económicas; gran parte del mejoramiento genético en los hatos ganaderos de pequeños, medianos y grandes productores de México, es resultado de la aplicación de las biotecnologías reproductivas que permanecen a su alcance y que resultan en mejores índices productivos en sus explotaciones.

Estas biotecnologías tienen un impacto directo en la generación y multiplicación de animales genéticamente superiores, animales que aportan características deseables a la población, a través de sus descendientes y que, regularmente, son referencia o punto de partida para continuar con la noble tarea de generar gran porcentaje del abastecimiento alimenticio que la humanidad demanda. Estos beneficios son alcanzados por el gran esfuerzo, inversión, trabajo diario, por el empeño que ponen en cada una de sus actividades y el sacrificio que realizan los productores agropecuarios, las empresas del sector agroganadero, las instituciones dedicadas a la evaluación e investigación de contenido científicotecnológico que realizan aportes para el mejor aprovechamiento de los recursos, las asociaciones u organizaciones ganaderas, las universidades a través de la capacitación y el sector privado; es decir, todos aquellos que forman parte de la cadena de producción de carne y leche, que tienen en común el firme objetivo de alcanzar la mayor eficiencia genética, productiva y reproductiva del hato ganadero del país.

A medida que pase el tiempo, cada uno de estos sectores, iremos cursando una serie de procesos de adaptación a todos los cambios que se nos presentan en la actualidad, tal y como lo ha venido haciendo la biotecnología de la que en esta ocasión les escribo; la Inseminación Artificial a Tiempo Fijo (IATF).

La IATF es una biotecnología reproductiva en la que se sincronizan los celos de un determinado número de vacas y se realiza el depósito de semen descongelado o fresco en el útero, a través de un instrumental especializado que reemplaza la copulación y que tiene el fin de conseguir una preñez.

Esta biotecnología representa una de las más eficientes herramientas que poseemos hoy en día en la producción de carne y leche a nivel mundial, pero sobre todo en las regiones tropicales y subtropicales de nuestro país, donde las altas temperaturas generan elevados niveles de estrés, donde la escasez de forraje o la mala calidad del mismo, representa un grave problema para la producción y donde la variación en la humedad ambiental afecta directamente el comportamiento, tanto productivo como reproductivo, de nuestros animales. La exposición a una gran variedad de endo y ectoparásitos, bacterias, virus y condiciones ambientales que generan enfermedades, y el desconocimiento de esta biotecnología por parte de los productores, también forman parte de las desventajas en estas regiones geográficas del país.

Las razas cebuinas y los cruces que se han realizado con estas, han sido una de las soluciones naturales que hemos podido encontrar para poder afrontar todas las condiciones a las que nos enfrentamos cuando queremos ser eficientes y rentables en los ambientes tropicales.

Con el paso de los años, la IATF ha crecido a pasos agigantados y demuestra ser parte fundamental de las estrategias que hemos adoptado en busca de la eficiencia genética, productiva y reproductiva antes mencionada. La IATF, cuando está bien manejada y correctamente aplicada, resulta en una serie de ventajas respecto a la inseminación artificial a celo detectado; aspira a mejorar el comportamiento reproductivo del hato, que trae como consecuencia un aumento y aceleración de la mejora genética en los animales nacidos, ya que suelen seleccionarse toros probados con alto valor genético o que han demostrado ser de importancia en la transmisión de ciertas características deseables. También promueve un mayor número de preñeces en cierto periodo de tiempo y una optimización de estas, ya que a través de la sincronización de celos (biotecnología que abordaremos en futuras ediciones), se ha demostrado que es posible la inseminación de 500 y hasta 1,000 hembras por día en un solo protocolo, cumpliendo con todas las necesidades que estas cantidades demandan.

Por otro lado, teniendo cubierta la mayor parte de las necesidades fisiológicas, nutricionales y de manejo, se evidencia una reducción del intervalo entre partos de las vacas que son sometidas a la IATF, y un aumento de peso al destete de sus terneros, en comparación con los nacidos por servicio natural. A través de esta biotecnología se logra estandarizar y equilibrar los lotes de producción e identificar a las hembras que necesitan varios servicios por concepción, por lo que se puede ejercer una mayor presión de selección de las reproductoras de nuestro rebaño, además de establecer un cierto control en la transmisión de enfermedades venéreas, en caso de que existieran. La IATF permite prescindir de la utilización de una gran cantidad de toros dentro del establecimiento, que en ocasiones dificultan el manejo y tienen una alta demanda de pasto y otros nutrientes, aunque siempre es recomendable tener alguno para cumplir las funciones de repasador.

Otra de las grandes ventajas, es el amplio abanico de sementales disponibles en el mercado, que incluyen animales ubicados en otros continentes. De esto se deriva que, a través de la IATF, podemos estandarizar u organizar las épocas de parición con varias finalidades: manejo de las hembras en el preparto, establecer la mejor época para el nacimiento de las crías, que impactará en la disponibilidad de animales listos para el abasto llegado el momento, la selección de las razas ideales a utilizar dependiendo de las exigencias y criterios solicitados por la industria de la carne y la elevación de la ganancia genética debido al mayor número de nacimientos de crías por inseminación.

Existen varios factores que cobran importancia en el éxito de esta biotecnología, pero no solo para esta, sino que son de suma importancia en la búsqueda de la eficiencia de la industria ganadera en general.

La buena nutrición de las hembras tiene un impacto directo sobre las ventajas de utilizar la IATF. Los animales deberán contar con pasturas abundantes y de la mejor calidad posible, disponer de una fuente de agua limpia, fresca y libre de contaminantes. Se deberá procurar un equilibrio energético y proteico para el establecimiento de una buena condición corporal, así como la administración de vitaminas y micro y macro minerales, que estarán influenciados por la calidad de la pastura, así como, en caso de ser necesario, proveer de un alimento balanceado.

El establecimiento de un adecuado programa de sanidad animal es fundamental y contribuye al aumento de la productividad y rentabilidad del hato.

El adecuado manejo zootécnico de nuestro hato será de vital importancia y aportará gran parte de los aspectos fundamentales para el éxito de esta biotecnología reproductiva; la correcta selección de las razas a utilizar de acuerdo con el ambiente y la región geográfica donde esté localizada la explotación, es uno de los ejemplos del buen manejo zootécnico.

Por último, uno de los puntos más importantes, que influye directa e indirectamente en todos y cada uno de los factores mencionados previamente, y, además, en la tan importante parte económica, es la genética. Este factor es la base primordial y tiene que estar mejor cimentado y valorado para poder fijar las características deseadas en el sistema de producción pecuario. Se basa principalmente en la selección de machos y hembras de alto valor genético, aptos reproductivamente, que son capaces de transmitir sus características a su descendencia, que se adaptan al medio ambiente y que tienen un buen desempeño en el mismo.

La implementación y el uso continuo de esta biotecnología requiere de una inversión de recursos económicos y de personal calificado, pero es innegable que la IATF contribuye significativamente en el incremento de la productividad y eficiencia genéticas, económicas y reproductivas del hato ganadero del país.



Nombre: Redacción Redacción
Ocupación: Editor

NUESTROS ANUNCIANTES