SOLICITE SU ESPACIO

[961]1472310


Socializa
con nostros
Domingo 25 de Octubre de 2020
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.partly-cloudy-day31 °C
SECCIONES
La Asociación
Museo Cebú
Publi Reportaje
Cebú Entrevista
Cebú info
Cebú Eventos
Cebú Notas
Cebú
Cebú Ambiental
Semblanza
Cebú Finanzas
Cebú Nacionales
Sardo Negro
Niños
Cebú Brahman
Cebú Gyr
Especial Nacionales
Mujeres

[en]Cebú info

TECNOLOGÍA DE PROCESOS


Siempre que hablamos de tecnología en el campo, inmediatamente vienen a nuestra mente imágenes de máquinas, equipos, robots, entre otros. Ese ha sido el camino por el que el campo ha caminado los últimos 50 años, y sin duda esa tecnología nos ha traído avances, hasta que afectó el funcionamiento de la tecnología de la naturaleza, trayendo como consecuencia que cada día la rentabilidad sea menor en el campo, y en específico en la ganadería, en donde los números no son nada halagadores.

Haber interrumpido el círculo virtuoso de la naturaleza, vaya que sí ha salido caro; hemos hecho un uso desmedido de las quemas, de los químicos, de las máquinas que han volteado y vuelto a voltear las tierras, de grandes cantidades de fertilizantes, instalaciones, pisos de cemento, techos de todo tipo de materiales, genética avanzada y más, pero, ¿a dónde nos ha llevado todo esto?

Definitivamente, cuando veo un rancho que ha basado su producción en procesos llenos de insumos y donde tienen que empacar, cortar, moler, servir, etcétera, en ese momento pienso que el negocio lo tiene el ganado, no el dueño del ganado.

Las tierras hoy tienen un índice menor de animales por hectárea. Lo que siempre se calculó en el trópico fue 1 animal por hectárea, hoy es 0.8 animal por hectárea, si lo ponemos en kg eran 450 kg de peso vivo por hectárea y hoy son 360 kg de peso vivo por hectárea, animales de menos peso al destete y vacas con menos leche, menos fertilidad, todo a la baja. En algunos lugares se pensó que el riego era la solución, pero solo se puso verde el forraje, no creció, lo único que lo hace crecer es el fertilizante (más insumos) y lo que también creció fue el recibo de luz.

En la actualidad, la mayoría de los que siguen en una ganadería tradicional tendrán que decidir si siguen haciendo lo mismo para obtener menos que antes. Alguna vez escuché a alguien decir: “mejor compro una cadena y un candado y cierro el rancho, antes de que lo pierda todo”.

Indiscutiblemente erramos el camino, lo que el ganadero debió tecnificar, fueron los procesos y los manejos dados por la naturaleza misma.

Analicemos y veamos la tecnología de la naturaleza y su círculo virtuoso.

Empecemos por la lluvia. La molécula de H2O acumulada en las nubes sufre un choque eléctrico para que se inicie la lluvia, ese choque eléctrico separa algunas moléculas de H que al entrar a la atmósfera se adhieren al nitrógeno que existe en ella, formando así NH4+ (amonio), elemento que provoca en las plantas un crecimiento exponencial, pero con la lluvia no vienen macro ni micro minerales, de esto se encargarán los microorganismos que se encuentran en el suelo que, solo para darnos una idea, en una cucharada sopera hay tantos microorganismos como personas en el planeta.

Estos microorganismos llegan a mover de 40 a 60 toneladas de tierra por hectárea, permitiendo así la permeabilidad de los suelos y manteniéndolos descompactados. Aunado a estos procesos, un bovino aporta diariamente de 40 a 50 kg de materia orgánica entre excremento y orín, los cuales son alimento para estos microorganismos que fijarán los otros nutrientes que necesitan las raíces de las plantas para su crecimiento, así, estos nutrientes estarán en las hojas, que serán nuevamente consumidas por los rumiantes, en el caso de los bovinos serán convertidos en carne y leche para consumo del ser humano. Es así como nos llegan los nutrientes a nuestra alimentación, con una tecnología hecha por la naturaleza para mantenernos en un equilibrio medioambiental, en armonía y en un respeto total a todo lo que nos rodea.

Tecnificar procesos y manejos es lo que estamos haciendo en un sistema como el de Ganadería de Precisión, colocando materia orgánica en los suelos a través del ganado en donde en un año podemos depositar de 90 a 110 toneladas por hectárea sin ningún costo y sin usar ningún tipo de químicos. También hemos puesto las piezas necesarias para complementar esos forrajes de manera precisa a bajo costo con nutrientes, y así producir en ganado de cría de 300 a 500 kg de carne por hectárea, y en ganado en crecimiento de 500 a 1,000 kg por hectárea, todo cosechado por la mejor máquina que existe: el bovino.

Además, hacemos cálculos energéticos para la conservación y disipación de energía, que se traduce en carne y leche; también utilizamos herramientas tecnológicas como los drones para saber, a través de una imagen, la cantidad de proteína y energía presente en el forraje de manera inmediata y así poder asignar la dieta complementaria precisa, buscando la rentabilidad y la eficiencia productiva; adicionalmente, seleccionamos el biotipo ideal para cada zona de acuerdo a genotipos medioambientalmente adaptados, y todo esto bajo la tecnología de la naturaleza misma.

El camino aún es largo. Romper paradigmas y cambiar los métodos tradicionales será hoy el reto de los productores por el bien de ellos y sus futuras generaciones. México tiene todo el potencial para hacer de la ganadería una fuente de alimentos sanos y en armonía con el medio ambiente, esto no es costoso, son solo procesos y manejos tecnificados, solo es decidirse y aceptar que hay otras formas más eficientes de trabajar y poco a poco ir trasformando la ganadería.

BAJO CONDICIONES TROPICALES

Ganado en crecimiento

 

Ganadería

Tradicional

Ganadería de Precisión

# animales por hectárea

 

1

 

3

 

GDP

 

200 g

 

600 g

Producción/ año/ha

 

73 kg

 

657 kg

 

Ingreso/año/ha

 

$2,555

 

$22,995

Costo producción/ año/ha

 

$1,825

 

$13,500

Utilidad neta año/ha

 

$730

 

$9,495



Nombre: Ing. Gregorio Cabrera Bernat
Ocupación: Director de Pastoreo de Precisión

NUESTROS ANUNCIANTES