SOLICITE SU ESPACIO

[961]1472310


Socializa
con nostros
Viernes 18 de Junio de 2021
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.partly-cloudy-day31 °C
SECCIONES
La Asociación
Museo Cebú
Publi Reportaje
Cebú Entrevista
Cebú info
Cebú Eventos
Cebú Notas
Cebú
Cebú Ambiental
Semblanza
Cebú Finanzas
Cebú Nacionales
Sardo Negro
Niños
Cebú Brahman
Cebú Gyr
Especial Nacionales
Mujeres

[en]Cebú

DESPUÉS DEL 2020 CON LA PANDEMIA, ¿QUÉ PODEMOS ESPERAR?


En el número anterior de esta importante publicación, escribí un artículo sobre los acontecimientos de 2020 en el sector agropecuario, ahora lo importante es qué sigue y hacia dónde debemos ir para poder acoplarnos a estos cambios.

Por lo pronto el sector agropecuario tiene que continuar, porque hay muchas personas a nivel regional, nacional y mundial que alimentar, pero otras actividades, principalmente en las ciudades, como las oficinas, escuelas, restaurantes, teatros, transporte, hoteles, se están viendo fuertemente afectados en su economía a diferencia del campo.

Necesitamos volvernos más tecnológicos, en lo personal y en los trabajos de las empresas, ya sean estas comerciales o de actividad primaria como en los ranchos, debemos tener completo control de costos y obtener cotizaciones en línea de los productos que debemos o tenemos que adquirir con la finalidad de bajar costos.

En las empresas, principalmente de las ciudades, se está despidiendo a mucho personal para bajar costos y se sustituyen por mejores equipos tecnológicos que hagan parte de su trabajo, esto va a ser un poco más complicado en las empresas agropecuarias, pero en el mercado de tractores ya hay algunos que se manejan a través de GPS, drones apoyados con programas de cómputo que nos pueden indicar cuál es la situación de las cosechas sin tener que transportarnos a verlas; las tecnologías digitales nos van a volver más eficientes, actualmente lo vemos con las ventas digitales de ganado y las ofertas que hacemos mandando fotografías y videos a los clientes.

Se nos presentan problemas de socialización, ya que al estar en encierros y con nulos eventos, no vemos a los amigos, maestros, familiares o clientes, el trabajo y el estar en casa nos obliga a hacerlas más tecnológicas, ya que las escuelas y universidades están cerradas, por lo que la educación no va a volver a ser igual, se va a trabajar en un esquema híbrido, parte presencial y parte virtual, obligándonos a ser mejores maestros, instructores y mejores alumnos, poniendo mucho más de nuestra parte para aprender y buscar información.

Con los nuevos teléfonos inteligentes, computadoras o tabletas, nos vemos obligados a manejar y tener al día todos los datos de nuestras explotaciones o empresas agropecuarias, datos de clientes, proveedores, inventarios, registros, nos vamos a ver forzados a mejorar nuestra eficiencia al conocer mejor nuestras fortalezas y debilidades.

La actividad comercial sigue creciendo, pero ahora en línea, vemos como muchas tiendas de autoservicio y centros comerciales están vacíos o cerrados, y si abren es con el 20% o 30% de capacidad, por la misma razón muchos de estos empleados se quedan sin trabajo y sin ingresos, entrando en negocios ilícitos como el robo de casas, ranchos, vehículos, asaltos, para poder mantener a sus familias. Van a sobrar muchos trabajadores capacitados y con experiencia que saben usar bien las computadoras que trabajaban en refaccionarias, restaurantes, bancos, oficinas en general, que se quedaron sin empleo y que con una capacitación los podemos contratar para los trabajos y control de nuestras explotaciones ganaderas donde, inclusive, se pueden ir a vivir al campo de una manera más sana ya que no van a completar para la vida de la ciudad, va a haber muchos cambios, las escuelas (que pudieran ser una excusa para no irse con las familias a vivir a los ranchos), ahora realizan clases virtuales y pueden subsanar a estas familias.

La gente tiende a ahorrar más, por lo que la economía se va a contraer, se utilizan ya nuevas metodologías para hacer las transacciones comerciales, siendo los productos electrónicos en los que más se va a invertir. A través de estas tecnologías, nos guste o no, las empresas que manejan las redes sociales van a conocer, si no es que ya conocen, toda nuestra información de gustos, compras, localización, amistades, entre muchos otros conceptos.

Cada vez viajamos y salimos menos por cuestiones de la pandemia, situación que debemos compensar con otras alternativas de reuniones por teléfono o por las plataformas digitales que tenemos que aprender a manejar, porque además de ser de actualidad, ya son indispensables y así seguirá por los próximos años.

Si hacemos algo de memoria y nos vamos a finales del siglo pasado, 1990, hace 30 años, lo importante y lo que daba valor a las empresas eran los activos como terrenos, edificios, balances, capital o dinero invertido, o sea bienes tangibles que se podían hipotecar para préstamos bancarios, que podíamos medir y contar, pero ahora estamos hablando de que las empresas valen por los bienes intangibles, situación donde se considera la honorabilidad, la confianza, la eficiencia, los tiempos de entrega, software, reputación, marca, patentes, organizarnos en forma más funcional, capacitar a los trabajadores en nuevas habilidades y muchas cosas más que difícilmente se pueden expresar en un balance o estado de resultados, porque no se pueden tocar y que son de mucho valor para las empresas, en resumen la propiedad intelectual y economía del conocimiento, las debemos conocer y aprovechar.

Con el paso del tiempo y como efecto colateral de la pandemia, se va a incrementar cada vez más el valor intangible de las empresas, en el sector pecuario, donde estamos inmersos, tenemos que manejar de manera más eficiente nuestra ética personal, la genética de los animales, así como la calidad y eficiencia productiva, las engordas de ganado, que conforme pase el tiempo, estas engordas van a reconocer la eficiencia alimenticia y calidad de las canales que van a obtener, ya que les va a impactar en los resultados económicos, por consiguiente es de gran importancia la manera en que manejamos nuestras explotaciones agropecuarias y qué productos estamos vendiendo a nuestros clientes, lo que nos va a generar mayor presencia en el mercado y ayudar a una mejor comercialización de la calidad que producimos, siempre y cuando la demos a conocer a nuestros clientes, ya que a simple vista va a ser difícil que el comprador la reconozca.

Debemos trabajar los “intangibles” en el sector agropecuario, que se basa principalmente en la seriedad de los datos del productor, la confianza que genera en los productos y servicios que ofrece y vende. Debemos mejorar y reconocer nuestra cartera de clientes, la marca o fierro de la ganadería, aunada a la seriedad de los datos de nuestros animales. No perdamos la esperanza y sigamos mejorando nuestras ganaderías con mejor genética y datos de comportamiento que sean medibles.



Nombre: Ing César S. Cantú Martínez
Ocupación: ING
Correo: cesarcantu@webtelmex.net.mx

NUESTROS ANUNCIANTES