SOLICITE SU ESPACIO

[961]1472310


Socializa
con nostros
Viernes 15 de Octubre de 2021
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.partly-cloudy-day31 °C
SECCIONES
La Asociación
Museo Cebú
Publi Reportaje
Cebú Entrevista
Cebú info
Cebú Eventos
Cebú Notas
Cebú
Cebú Ambiental
Semblanza
Cebú Finanzas
Cebú Nacionales
Sardo Negro
Niños
Cebú Brahman
Cebú Gyr
Especial Nacionales
Mujeres

[en]Publi Reportaje

DKsilos IMPORTANCIA DEL TAMAÑO DE PARTÍCULA PARA LA ELABORACIÓN DEL ENSILADO Y SU APROVECHAMIENTO EN EL ANIMAL


El cultivo de maíz destinado al consumo animal como fuente forrajera (ensilado de maíz DKsilos), “requiere de acciones puntuales y oportunas”; es decir, en tiempo y forma. Por lo tanto, en esta ocasión hablaremos de uno de los puntos críticos que, conjuntamente con la decisión del momento óptimo de cosecha, estarían elevando las probabilidades de obtener un alimento de alta calidad para nuestro ganado. Este punto crítico es: “el tamaño de partícula”.

El tamaño de picado (o de partícula) es la longitud del material que ha sido procesado por la maquinaria adecuada en la cosecha del cultivo de maíz mediante la técnica del ensilaje.

La importancia de realizar correctamente este procedimiento radica en los efectos directos sobre los procesos que ocurren una vez que sellamos el pastel. Es decir, sobre la actividad de las bacterias y otros microorganismos presentes en el silo, la fermentación, el nivel de acidez (pH) alcanzado y, por supuesto, el debido procesamiento del grano de la mazorca. Por ello, revisaremos los factores de mayor importancia para un óptimo “tamaño de picado” del cultivo de maíz.

Estado fisiológico de la planta. Se espera un mejor procesamiento del cultivo en los que han llegado alrededor de la etapa R4 (entre ½ y ¾ de línea de leche), ya que la relación entre humedad y materia seca de la planta permite una velocidad de procesamiento adecuado y, por lo tanto, un tamaño de partícula adecuado. La excepción ocurre cuando por cuestiones de estrés por calor, la planta comienza a secar las hojas inferiores y estas no oponen tanta resistencia al corte; por lo tanto, es común ver tamaños de partículas de este tipo de hojas de mayor longitud (5 a 10 cm).

Maquinaria adecuada. Lo recomendado es hacer uso de maquinaria especializada como las ensiladoras, que están diseñadas para que, a una velocidad constante, tanto del tractor como de la alimentación del forraje a este tipo de maquinaria, el resultado sea un tamaño óptimo de partícula. El uso de maquinaria “cosechadora de forraje” o Chopper está desaconsejado porque, como resultado de su diseño, el tamaño de partícula tiene una longitud mayor a la recomendada. En el caso de picadoras de forraje estacionarias (si fuera necesario su uso), es posible intentar reducir el tamaño de partícula con la que se ingresa la planta, entre más rápido se introduzca la planta a las cuchillas mayor será la longitud del picado y viceversa.

Maquinaria en condiciones óptimas de operación. Es común no atender con la importancia que se requiere los manuales de operación propios de cada marca de ensiladoras, pero en estos manuales se establece, por ejemplo, el arreglo correcto de los engranes de la caja de transmisión para obtener el tamaño de picado deseado, la forma correcta y la frecuencia para afilar las cuchillas, entre otros. Un correcto afilado y el arreglo correcto de engranajes, permitirían la ausencia o minimizar la presencia de “rodajas” de mazorca y/o “granos enteros sin procesar” en el material cosechado. Este tipo de material dentro de nuestra cosecha de forrajes supone un desperdicio en nutrientes (energía, principalmente) y son un reflejo de la mala condición de la ensiladora. De forma práctica, podemos conocer el mal trabajo de la ensiladora removiendo el excremento de los animales y observar una buena cantidad de grano entero. En caso de requerirlo, contacte a nuestro asesor de campo DKsilos para ampliar la información.

Operadores de maquinaria. En caso que se recurra a contratar los servicios de maquilador, algunas veces nos enfrentamos a la apatía de estos operadores o propietarios que vienen a cosecharnos nuestro cultivo. Es decir, no atienden las recomendaciones de mantenimiento antes descritas y el resultado es francamente casi desastroso. La recomendación práctica en este sentido es observar/revisar el material cosechado de los primeros 10 a 20 metros. Poniendo especial atención al promedio de la longitud de partícula, pero sobre todo al procesamiento del grano. Recuerda: si la capa externa del grano no ha sido rota, no va a ser aprovechado por el animal y es casi seguro que lo encontraremos en el excremento. Si no está completamente satisfecho con los resultados de esta muestra, usted estará en su legítimo derecho de exigir el óptimo funcionamiento de esa maquinaria o contratar los servicios de otro maquilador.

Y a todo esto, ¿cuál es el tamaño óptimo de partícula, y cuál es su importancia? La respuesta podemos canalizarla por varias vías: 

1) El efecto del tamaño de picado sobre la “correcta hechura” del pastel.

En primer lugar, recordemos que el enemigo a vencer en el ensilado es la presencia de aire dentro del pastel (bolsa, búnker, trinchera, etc.), por lo que un excelente compactado (expulsión del aire atrapado) del material a ensilar es fundamental. Requerimos que el tamaño de picado oscile entre los 9 a 19 mm (0.9 a 1.9 cm) en promedio.

Una gran cantidad de partículas por arriba de estas longitudes no permitirá un buen compactado debido al efecto resorte. Esto es, después de pasar el tractor sobre el material, este “aparentemente se compacta”, pero debido a la longitud de las partículas, muchas de ellas regresan parcialmente a su forma original y, en consecuencia, crean espacios de aire entre ellas (llamadas burbujas o cámaras de aire) que interferirán con un buen proceso de fermentado del material. Las “rodajas” de mazorca o pedazos de hojas secas muy largos contribuyen sustancialmente a este efecto.

Por ello, es común que, al destapar el pastel, se note poca “estabilidad aeróbica”, olores y temperaturas que no son las deseadas, aparición de zonas blanquecinas (tipo algodón) o franca putrefacción en las zonas con mayor presencia de estas bolsas de aire. Finalmente, si a esto le sumamos las fallas en el sellado del pastel, el resultado será un incremento en las mermas de nuestro material de alimentación; es decir, pérdidas económicas.

2) El efecto del tamaño de partícula en el aprovechamiento animal.

Existen altas probabilidades de que, al procesar el cultivo de maíz y el resultado sea partículas de gran longitud, invariablemente aumente la presencia de granos enteros y/o rodajas de mazorca en nuestro material a ensilar. En consecuencia, estaríamos reduciendo el contenido energético de nuestro ensilado de maíz. Sin considerar si el ensilado se destina a alimentar animales completamente estabulados o en pastoreo, el consumo de energía se reduciría interfiriendo en nuestros objetivos de producción: litros de leche, ganancia diaria de peso, parámetros reproductivos, entre otros.

Por otra parte, para ganadería tropical en la que típicamente se utiliza el ensilado de maíz como complemento del pastoreo, requerimos que el ensilado “se comporte más como alimento que como fibra físicamente efectiva”, esto se debe a que el consumo de “fibra larga o fibra físicamente efectiva” necesaria para el correcto funcionamiento de los rumiantes, se debe adquirir directamente del potrero, que estimularía la rumia, salivación, etc. Y en este caso, el ensilado se estaría comportando mayormente como alimento debido al reducido tamaño de partícula (promedio máximo: 1.9 cm).

Para el caso de ganado estabulado, el diseño de su alimentación deberá considerar probablemente una mayor longitud de partícula (2.5 a 2.9 cm promedio) para aumentar la capacidad de fibra efectiva del ensilado; siempre y cuando la maquinaria utilizada procese correctamente el grano y se adicione una fuente adicional de heno o rastrojo.

En conclusión, lo anteriormente expuesto refuerza el análisis que debemos hacer para obtener el máximo de beneficios de nuestro cultivo de maíz destinado a la alimentación del ganado.

Dado que las acciones conjuntas tanto de la determinación del momento óptimo de cosecha como un óptimo procesamiento del material a ensilar, son los pasos críticos (entre otros) de mayor importancia para aumentar el plano nutricional a nuestros animales, deberíamos considerar minuciosamente las estrategias para lograr un buen ensilado.

Debemos asegurarnos que todos los factores involucrados en la obtención de un óptimo tamaño de partícula estén alineados, pues los beneficios serán reflejados en la productividad de nuestros animales.

Si requieres mayor información, por favor contacta a nuestro asesor DKsilos en tu localidad.



Nombre: Redacción Redacción
Ocupación: Editor

NUESTROS ANUNCIANTES